Acerca de

Más amor por favor ...

Cuando generamos Amor, Luz y Abundancia en nuestra vida empezamos a vibrar en un estado de prosperidad ilimitada en la autoestima.

Amor en las relaciones, contacto con tu Divinidad, salud física - mental - emocional y espiritual, generar abundancia económica y materializar dinero, pero sobre todo bienestar, paz y luz.

Desde chica tuve la facilidad de tener experiencias y realizar pequeños aprendizajes sobre la espiritualidad, me costó mucho ya que a todo el lugar que iba sintiendo que no me daban una respuesta que vibrara con la verdad.

Viví gran parte de mi vida viajando, me encanta, siento que en cada lugar que voy ya sea de viaje o mudanza realizó un capítulo de mi vida con grandes enseñanzas y que nada es al azar, siempre fue en momentos oportunos. Durante todas estas idas y venidas en mi vida siempre sentí la presencia de Gustrael, aunque cuando era chica lo llamaba Luis, es mi ángel de la guarda. No se cambió de nombre, sino que mi abuela cuando me preguntaba con quién hablaba yo le respondía "Con mi amigo invisible" y ella dijo "Vamos a llamarlo Luisito", con el tiempo y generando un mayor contacto pude saber su verdadero nombre. Mi amigo imaginario, mi ángel guardián, es quien incontables veces me acompañó por esta aventura de mi vida,

Sin saberlo, poco a poco fui guiada a conocer mi misión de esta niña que comprendió que todo lo vivido, todo lo experimentado, fue para crecer espiritualmente. 

En este proceso tuve una época muy fea, desesperada, con sensación de abandono familiar y sumado a la creencia que podía todo sola, en el 2013 comencé a tener “Ataques de Pánico”, empecé a ser consciente de algún modo de que la vida tal y como la estaba viviendo “no era vida”. Aunque digamos que tenía todo para estar bien: departamento, un buen puesto en una empresa internacional, etc. 

Por experiencias cercanas, realmente no quería medicarme, así que con la compañía de almas generosas que estaban en ese momento a mi lado y siempre la guía de mi amado ángel guardián, comencé el camino de la espiritualidad. 

Me reconcilie con el creador, Dios, el Universo ya través de grupos de enviado de luz y sanación, de sesiones de registros akáshicos, constelaciones familiares, grupo de círculo de mujeres, coaching ontológico y holísticos, muchísimos libros en pdf o físicos, Internet , Terapias Psicológico o transpersonal, talleres, cursos, seminarios, certificaciones, grandiosos maestros y maestras espirituales ... llegó el momento en que descubrí que había encontrado mi propósito, algunas de mis misiones y las razones de esta hermosa y amorosa vida.

Muchísimos aprendizajes y experiencias en estos años, no por encontrar mi camino iba a dejar de tener altibajos, claro que, si como lo fueron separaciones de relaciones, experimentar carencia, sanar relaciones con mi linaje entre otras cosas. Más me adentraba en mi camino, más raro era, relaciones que finalizaban, incertidumbres, y grandes confusiones llenaban mi interior, pero por más que experimentaba todo esto siempre sintió la guía, el faro de mi hermoso y angelical guía, el cual ya no era el único que conocía.

Me abrí por completo a conocer maestros espirituales y los angelicales, y en esa misma etapa todo cambió, la vida como la conocía había terminado.

En el 2017 al finalizar mi entrenamiento de coaching ontológico vivencial, de la mano de un gran equipo trabajé en la creación de Moola Terapia® y luego de cuatro meses, ¡se materializó!

Entre meditaciones y grandes cambios, pues ya en esa época no sólo desarrollaba a Moola Terapias ®, sino que también por primera vez en mi vida estaba experimentando el amor más desapegado, libre y fluido, hermoso y puro con mi pareja, el cual nunca había imaginado ni vivido, el fue y es un gran guía, pilar y compañero que está siempre a mi lado impulsándome a más cada día. 

Y así con guía y compañía es que Moola Terapias ® transmutó a Sol Vazquez © la misma esencia, pero con enfoque, asertividad y un norte bien específico.

Las experiencias cada día son más sabrosas estando presente y con gran amor en mi vida, día a día. 

Por eso, te entiendo perfecto, hay momentos en la vida que son desesperados, sin esperanza, mucha tristeza, dolor y hasta odio, lo sé porque los tuve. Sabía que "nada dura para siempre" y que "todo iba a pasar" pero en ese momento cuando lo vivía parecía una eternidad, llore, grite y me escondí profundo en la cama bajo mil frazadas. 

Pero hoy puedo decir que eso dio un valor inmensurable a mi vida y que cada día me asiste a encontrarme más y más con mi Divinidad.

Cada paso más cerca de Dios es un paso más cerca al amor y la Luz, vivir y vibrar en armonía.

Sol Vazquez

 

Tu mensaje fue enviado con exito!
En breve nos pondremos en contacto
Cerrar X